Preguntas Frecuentes

Se trata de un virus que pertenece a la familia de los coronavirus (una clase que suele afectar especialmente a animales) que puede afectar a las personas y se detectó por primera vez en Wuhan, provincia de Hubei (Xina) en diciembre de 2019.

Los principales son fiebre, tos y sensación de falta de aire. Pueden aparecer otros como diarrea o dolor abdominal.


En general la sintomatología es leve, pero en casos graves (generalmente, en personas de edad avanzada o con patologías previas, especialmente crónicos) la infección puede causar neumonía, dificultades respiratorias graves, fallo renal e incluso la muerte.

Las personas mayores de 60 años, o con dolencias como hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer e inmunodeficiencias.

Hay pocos casos de mujeres embarazadas afectadas por el COVID-19 que hayan mostrado síntomas graves. En general no constituyen un grupo de riesgo, y se considera que la enfermedad no incrementa el riesgo de aborto o parto prematuro, pero se recomienda que tengan una especial precaución y soliciten asistencia si sufren alguno de los síntomas.

Respecto a la lactancia natural: la leche materna no transmite el virus, y está demostrado que la lactancia materna tiene muchos beneficios. En caso de que las madres lactantes presenten síntomas o tengan sospecha de infección de COVID-19, se recomienda extremar las medidas de higiene de superficies y manos, utilizar mascarilla facial y seguir amamantando al bebé, o bien realizar la extracción con sacaleches extremando las medidas higiénicas y la leche materna la administrará un cuidador sano

PPor lo que sabemos, se transmite por contacto cercano con secreciones respiratorias generadas con la tos y el estornudo al entrar en contacto con la nariz, los ojos o la boca de una persona sana.


En distancias superiores a uno o dos metros, la transmisión resulta poco probable, por lo que muchas de las medidas de prevención recomendadas van dirigidas a mantener la distancia entre personas.

El período de incubación puede oscilar entre 1 y 14 días, con una media de 5 o 6 días. La OMS recomienda que el seguimiento de los casos confirmados sea de 14 días. Así mismo, las estimaciones están actualizándose a medida que se van obteniendo más muestras y más experiencias.

No se sabe con exactitud, pero parece comportarse como otros coronavirus: puede subsistir en una superficie durante un tiempo variable en función de condiciones como el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente; no obstante hay que tener en cuenta que en algunos casos puede sobrevivir durante días.

Todavía no hay un tratamiento específico, pero se están aplicando tatamientos antivirales que han demostrado cierta eficacia. Sin embargo hay
varios tratamientos para el control de los síntomas (fiebre, tos, etc.), por lo que la asistencia médica mejora el pronóstico.


Hay que remarcar que, dado que se trata de una infección vírica, no hemos de utilizar antibióticos a modo de prevención o tratamiento.

  • Mantener una higiene de manos frecuente (con agua y jabón o con soluciones hidroalcohólicas, principalmente después de estar en contacto con personas enfermas o su entorno.
  • Toser o estornudar en la parte inferior del codo flexionado.
  • Utilizar pañuelos de un solo uso y desecharlos al acabar.
  • Evitar el contacto cercano con personas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.

Es conveniente aislarse inmediatamente.


La Consellería de Sanitat Universal i Salut pública ha habilitado un autotest para orientarse sobre los síntomas y el diagnóstico. No es una herramienta definitiva, pero es conveniente utilizarla antes de llamar al teléfono habilitado por la Generalitat Valenciana, 900 300 555.


Las personas que presenten síntomas clínicos compatibles con infección por COVID-19 también pueden solicitar cita con su centro de salud a través de la web de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública y la App GVA CORONAVIRUS.

El uso de mascarilla es obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.

Deben llevarse también cuando se comparte un vehículo privado entre personas no convivientes.

Están obligadas a su uso las personas de seis años en adelante.

Aunque existen también algunas excepciones que afectan a:

 

  • Las personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla.
  • Las personas en las que el uso de mascarilla resulte contraindicado por motivos de salud debidamente justificados, o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.
  • Las actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla.
  • Las situaciones de fuerza mayor o de necesidad.